bebidas azucaradas

Duerme mejor reduciendo tu consumo de azucar

Un estudio hecho por la UCSF dio a conocer que el consumo de azúcar en exceso tiene como consecuencia la alteración del sueño.

Las personas que duermen cinco o menos horas por noche son propensas a beber también una cantidad significativamente mayor de bebidas azucaradas con cafeína, como los refrescos y las bebidas energéticas, según un nuevo estudio de más de 18.000 adultos dirigido por científicos de la UC San Francisco.

El efecto que producen las bebidas azucaradas en nuestro cuerpo

Los efectos del azúcar en el sueño

Los autores subrayan que aún no está claro si el consumo de bebidas azucaradas hace que la gente duerma menos, o si la falta de sueño hace que la gente busque más azúcar y cafeína para mantenerse despierta, aunque investigaciones anteriores sugieren que ambas cosas podrían ser ciertas.

“Creemos que puede haber un bucle de retroalimentación positiva en el que las bebidas azucaradas y la pérdida de sueño se refuerzan mutuamente, lo que hace que sea más difícil para las personas eliminar su hábito de azúcar poco saludable”, dijo el autor principal Aric A. Prather, PhD, profesor asistente de psiquiatría en la UCSF.

“Estos datos sugieren que mejorar el sueño de las personas podría ayudarles potencialmente a salir del ciclo y reducir su consumo de azúcar, que sabemos que está relacionado con la enfermedad metabólica”.

Investigación sobre las bebidas azucaradas y el sueño

Un conjunto creciente de investigaciones ha vinculado el consumo de bebidas azucaradas con el síndrome metabólico, un conjunto de condiciones que incluyen el alto nivel de azúcar en la sangre y el exceso de grasa corporal, que puede conducir a la obesidad y la diabetes tipo 2.

La falta de sueño también se asocia a un mayor riesgo de enfermedades metabólicas. Recientemente, varios estudios han relacionado ambos factores en niños en edad escolar, demostrando que los niños que duermen menos son más propensos a beber refrescos y otras bebidas azucaradas durante el día, dijo Prather, que también es director asociado del Centro de Salud y Comunidad de la UCSF.

La prohibición de la venta de bebidas azucaradas en el lugar de trabajo  muestra efectos positivos para la salud

Para saber si se trata de un patrón más general en la población adulta, Prather y su equipo analizaron los registros de 2005 a 2018 de 18.779 participantes en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES), un estudio continuo sobre los hábitos alimentarios y el estado de salud en una muestra representativa a nivel nacional de adultos estadounidenses administrada por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

El estudio incluye los informes de los participantes sobre la cantidad de sueño que suelen tener durante la semana laboral, así como su consumo total de diversas bebidas, incluidas las bebidas azucaradas con y sin cafeína, los zumos de frutas, las bebidas con edulcorantes artificiales y el café, el té y el agua sin más.

Además se colocaron colchones queen size de calidad para que los participantes del estudio tuvieran las mismas condiciones y poder monitorearlos mejor.

No hay conclusiones sobre la causa y el efecto

Prather señaló que investigaciones anteriores han indicado con firmeza que la falta de sueño aumenta el hambre, en particular el hambre de alimentos azucarados y grasos.

“Los que duermen poco pueden buscar bebidas azucaradas con cafeína para aumentar el estado de alerta y evitar la somnolencia diurna”, dijo.

“Sin embargo, no está claro si el consumo de este tipo de bebidas afecta a los patrones de sueño, o si las personas que no duermen mucho se ven más impulsadas a consumirlas”. Por desgracia, los datos del estudio actual no nos permiten sacar ninguna conclusión sobre la causa y el efecto.”

Además, dijo Prather, las cifras de la duración del sueño en el estudio se basaron en el autoinforme, que podría no reflejar con precisión los verdaderos patrones de sueño de los participantes.

“Será importante contar con estudios adicionales con medidas más objetivas del sueño, como registros de EEG o monitores de sueño portátiles”, dijo.

“También necesitamos estudios prospectivos a largo plazo para entender mejor cómo el sueño y el consumo de bebidas azucaradas se afectan mutuamente a lo largo del tiempo”.

Cualquiera que sea la relación entre el azúcar y el sueño, dijo Prather, el estudio puede apuntar a una nueva forma de abordar el problema del consumo excesivo de azúcar.

Más noticias sobre salud: Comprobado: cambiar tu ciclo de sueño afecta tu salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *