almohada blanca sobre cama

¿Cuándo cambiar las almohadas de la cama?

Es probable que el uso diario de las almohadas, su desgaste natural y el mal mantenimiento hagan que tengan ácaros, por ello te decimos cuándo cambiarlas.

Probablemente nunca hayas visto un ácaro del polvo; son casi invisibles a simple vista y cientos de ellos pueden vivir en un solo gramo de polvo.

No hay nada más agradable después de un largo día que acurrucarse con la almohada perfecta que envuelve tu cabeza con comodidad. ¿Pero sabes a quién más le gustan las almohadas? Los ácaros del polvo.

Consejos para limpiar el colchón de ácaros - SENIOR50

¿Cómo llegan los ácaros a tu almohada?

Para un ácaro del polvo, tu almohada es el paraíso, llena de sabrosas células de piel muerta de las que les encanta darse un festín.

Y una de las estaciones favoritas de los ácaros del polvo es justo ahora: la primavera y el verano, porque lo único que los ácaros del polvo aman más que las células de la piel, es el calor y la humedad.

Probablemente nunca hayas visto un ácaro del polvo; son casi invisibles a simple vista y pueden vivir cientos de ellos en un solo gramo de polvo.

Se encuentran allí donde hay polvo, es decir, prácticamente en toda la casa, pero se esconden muy bien en las alfombras y los muebles tapizados y prosperan en entornos cálidos como la ropa de cama, que tiende a atrapar el calor y la humedad.

Aunque los ácaros del polvo parezcan desagradables, no pican y no son portadores de enfermedades. En su mayor parte, son tan inofensivos como cualquiera de los otros microbios que tenemos en la piel y en el estómago.

Pero las diminutas heces de los ácaros del polvo contienen un alérgeno que puede desencadenar problemas de asma o sinusitis en los alérgicos al polvo.

Cada cuánto tiempo hay que lavar las almohadas y cómo hacerlo? -  EcoDiario.es

Las alergias que producen los ácaros

Según la Sociedad del Asma, uno de cada cinco personas tiene alergias respiratorias que causan lo que se denomina “rinitis alérgica perenne”: goteo nasal y mocos durante todo el año, normalmente causados por una alergia a los ácaros del polvo, la caspa de las mascotas o el moho. La tasa es aún mayor entre los asmáticos; entre el 75% y el 80% de ellos también padecen rinitis alérgica.

Los ácaros del polvo pueden infestar todo tipo de almohadas: de plumas, plumón, microfibra o espuma de poliéster. Eso significa que ningún tipo es inmune a ellos.

La Sociedad del Asma recomienda a quienes se les diagnostica alergia a los ácaros que inviertan en fundas de almohada y los colchones nuevos a prueba de ácaros, fabricadas con un tejido similar al de la cinta de la máquina de escribir, con una trama tupida que no permite la penetración de los ácaros.

Pero un estudio realizado hace unos años por la organización sin ánimo de lucro Cochrane Review descubrió que las fundas pueden no hacer mucho.

Más información del hogar aquí: Formas correctas de limpiar tu baño de forma natural

Los resultados de los estudios

La revisión analizó 54 estudios en los que participaron 3.000 pacientes con asma y descubrió que ninguna intervención física era eficaz para reducir la exposición a los ácaros del polvo.

Descubrieron que el nivel de alérgenos es tan alto en la mayoría de los hogares que lo que queda, incluso después del uso de protectores anti ácaros, sigue siendo lo suficientemente alto como para causar reacciones alérgicas.

Noah Farber, director de asuntos públicos de la Sociedad del Asma, afirma que no es posible evitar los alérgenos al 100%. “Así que animamos a nuestra comunidad de pacientes a hacer todo lo posible para minimizar la exposición a los desencadenantes”, dijo a este blog.

Lava tus almohadas para prevenir los ácaros

Sí, puedes lavar las almohadas y sí, deberías hacerlo. Mételas en la lavandería al menos dos o tres veces al año para eliminar las manchas de polvo, sudor y saliva, y más a menudo si eres alérgico al polvo.

Hay muchas guías sobre cómo lavar las almohadas, incluida ésta de la experta en limpieza Martha Stewart, pero básicamente, un poco de detergente y bórax para neutralizar los olores del sudor es todo lo que necesitas.

Casi todas las almohadas, excepto las de espuma, pueden lavarse. Sólo hay que asegurarse de que estén completamente secas para eliminar todos los restos de humedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *